Menu

lunes, 28 de febrero de 2011

El desván de las miradas rotas

Ya se fueron todos
Siquiera antes de venir,
Y a solas nos quedamos
El lado vacío de mi cama
Y las palabras
Que hablan mal de mí:
Necio, estúpido, insolente,
Dime, ¿por qué eres así?
Acaso no te das cuenta
De que tú, solo tú
Tienes la culpa de nuestra
Soledad, ¿Acaso no lo ves?
¿Tan ciego estás?

Sí, lo sé, soy consciente
De que algo falla en mí,
Pero para ti es fácil
Encender la oscuridad;
No tienes que vivir 
Entre sombras
Ni tienes que dejar
Las ilusiones caer
Una tras otra al desván
De las miradas rotas.


No hay calor en el hielo
Pero también te quema,
Y yo ya estoy abrasado
A este lado de la cama.
Mías son estas cenizas
Que el tiempo arrastrará
Por una vida perdida
Entre rescoldos.

Apenas queda luz
En mi triste sonrisa.
Mas no te pido paciencia
Ni siquiera comprensión,
¡No!, piensa lo que quieras,
Que el desván... 
Epitafio 
¡Despierta al sueño!
Tirana pesadilla,
Mi puerta abrió.

2 comentarios:

  1. Como siempre te digo, no sé hacer una crítica literaria y menos de poesía,solo sé que me gusta mucho lo que has escrito y el nombre es precioso." El desván de las miradas rotas" Tiene mucha música. Enhorabuena

    ResponderEliminar
  2. Os dejamos un enlace a unos cursos de escritura creativa a través de internet que pueden ser de vuestro interés:

    Taller de escritura Sinjania

    Un saludo.

    ResponderEliminar

Gracias por comentar