Menu

miércoles, 21 de noviembre de 2012

Acto de rebeldía

Quiero aprender los secretos de la primavera,
Conocer el misterio callado de la noche azul.
Quiero verter el cáliz con la sangre del condenado,
Escuchar la muda conversación de las paredes.
Quiero saber, como que dos y dos cuatro son,
Cómo explicar el ruido de una calle vacía;
El luminoso caminar de una mujer sin sombra;
El sabor en la boca de los besos no dados.

Quiero dominar el fuego de la tierra,
La ira de las llamas al crepitar,
 La soberbia de los vientos al soplar.
Quiero poseer el poder de lo oculto y lo real,
La fuerza y la fe de la imaginación
Para entender el calor en mi piel al soñar con tus manos,
Para encontrar la simiente en las cenizas del monte quemado,
Para ver una vez más la poesía en la luz de los semáforos.

Quiero ser la ley y el orden
Que condenen los suspiros de mi alma por tu cuerpo.
Quiero ser prisión y pena de muerte.
Castigar la sedición,
 La insumisión de un acto de rebeldía.
Quiero ser; quiero entender; quiero aprender...
 Y cuando todo esto sea, y todo haya entendido y aprendido,
 Entonces, quizás, quiera mi obstinado corazón
Aprender lo que no supo aprender,
Entender lo que no puede entender,
Ser lo que desea ser.

 (El descanso de éste que escribe)

2 comentarios:

  1. Tienes el don de la palabra.

    ResponderEliminar
  2. ¡Gracias! Cualquier don requiere que lo trabajen, espero no decaer...

    ResponderEliminar

Gracias por comentar